Eshu-Eleggua


Mensajero de los Orishás, Guardián de Umbral, Eleguá está en todas partes, pero reside en los cruces de caminos. El abre y cierra todas las puertas, y muestra múltiples posibilidades para nuestro camino. Al mismo tiempo puede ser él el que nos tienta para alejarnos del camino poniéndonos así a prueba. Puede aparecer como un nińo joven o un viejo sabio.
Cuando el Orí está en el cruce de caminos Eshú te ayudará o evitará que te centres, de acuerdo a la calidad de tu relación con él y tu Orí. Divino Tramposo, él puede traerte buena o mala suerte, a menudo de formas impredecibles.
El es la personificación de la posibilidad y de la actividad veloz. Su totem es, de hecho, la rata, que vive en las calles y se alimenta de basura.
El es la interface entre los Orishas y los humanos: sin él no hay comunicación posible con el mundo espiritual.
Sus colores son el rojo y el negro, y es representado con una cabeza de cemento en la que se adosan cauries (caracoles) para formar los ojos y la boca. Esto es preparado de acuerdo con una receta secreta por santeros experimentados, pero es mejor recibir a Eshú junto con Ogún y Ochosi de manos de un Babalawo.
Las ofrendas típicas a Elegua son aceite de palmera, rhum, cigarros, maiz tostado, pescado seco, jutia.





(c) Copyright 2011 by Euro Orishanetwork